14 de junio de 2016

Reflexiones...

¡Hola de nuevo!

Después de unos meses sin escribir, quiero compartir algo que pienso desde hace tiempo...
Creo que ahora que viene el verano y empezamos a obsesionarnos con nuestro físico (yo la primera jaja), no nos vendría nada mal un bueno chute de autoestima.

Empiezo a estar cansada de leer siempre los mismos artículos en las redes sociales.

"Adelgaza 4 kilos en una semana"
"Perfecta las 24 horas"
"¿Qué forma de cuerpo tienes?"

Podría seguir escribiendo títulos durante horas...

No soy hipócrita y por eso, no os voy a negar que me importa mi físico, que me maquillo casi todos los días y que hago casi todas esas cosas que hacemos las mujeres para estar a la altura de todo aquello que nos exige la sociedad.

Sin embargo, creo que existen unos límites y que no debemos obsesionarnos hasta el punto de perder la cabeza con esos temas. Cada uno tiene lo que tiene y está bien intentar mejorarlo (pero de forma saludable).

¿Por qué casi siempre decimos que la belleza esta en el interior y todas esas parrafadas y luego tenemos como referentes a chicas barbie? ¿Porqué nos intentamos auto-convencer de algo en lo que luego no creemos?

Siempre he pensado que la belleza se percibe de forma muy subjetiva y empieza por gustarse y quererse a uno mismo. Luego, los demás verán cosas buenas en ti.
 Es como aquello que dicen sobre el amor: " Cuando consigas ser feliz tu solo, estarás preparado para ofrecer cosas buenas y hacer feliz a otra persona".

Así que mi teoría empieza por:

Aceptarse así como uno es.
Cuidarse un poco comiendo bien y haciendo ejercicio.
Intentar potenciar aquello que nos gusta de nosotros.



Todo este rollo que os he soltado es porque estoy pensando en una entrada para el blog "Tips para sentirnos más favorecidas" y pasaros un par de ideas que suelo poner en práctica a diario para sentirme mejor...


¡Hasta pronto! ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario